De boda en una casa rural

Es común entre las pareja que quieren celebrar una boda “diferente” pensar en alquilar una casa rural para pasar el día o todo el fin de semana con familiares y amigos, y celebrar allí, en un entorno natural e íntimo, su gran día. También suelen surgir ideas como contratar cocineros y camareros, para que preparen la comida que ellos mismos han comprado o que hagan una barbacoa.

¿Se puede? ¡Claro que si! Pero no es tan sencillo ni económico como parece, y requiere de una organización mucho mas elaborada. Aunque hay casas rurales que ya han sabido ver el filón de las celebraciones y han adaptado sus espacios para ello, muchas otras no estan pensadas para acoger celebraciones y hay que tener en cuenta varios detalles. Vamos a verlo punto por punto.

Elección de la casa rural

Da la sensación de que estamos rodeados de casas rurales preciosas  y perfectas, y que elegir una va a ser lo mas sencillo. Error. Para 5 personas es sencillo, para 50 o 100 o 150 no tanto.

Por un lado debes tener en cuenta si quieres que algunos invitados se queden a dormir, y que calcules desde el principio cuantos serán para encontrar una casa con esa capacidad.

Por otro lado, es importante que indiques que quieres celebrar en la casa una fiesta con x invitados, para que los propietarios te digan si es o no posible. Hay casas rurales que no aceptan tanta gente, por unas u otras razones.

Y una vez encuentres una casa con la capacidad que necesitas y que aceptan este tipo de celebraciones, es hora de fijarse en los detalles.

– Tiene un buen acceso?

– Hay espacio suficiente para que aparquen todos los invitados?

– Hay zonas separadas para poder ambientar a un lado la ceremonia y otro la fiesta y convite?

– Si llueve, hay espacio interior para todos los invitados o se podría instalar una carpa?

Si has respondido a estas preguntas y aún así la casa sigue siendo adecuada, pasemos a la parte mas complicada.

El convite

En este tipo de espacios es necesario contratar el servicio de la comida o cena aparte. Y aquí es cuando surgen varias opciones.

La mas sencilla, contratar un catering que se encargue de todo. Cuando digo todo, me refiero a absolutamente todo, no solo traer la comida y prepararla, también mesas, sillas, platos, cubertería, camareros,.. y cuando se marchan, recogen todo y te olvidas.

Ahora bien, ¿está la casa rural preparada para acoger a un cátering? Aunque traigan la comida hecha, necesitarán un lugar donde servir, calentar, limpiar, etc. Según el menú que escojas, tendrán unas necesidades u otras, así que es imprescindible que cuando empieces a hablar con los cáterings les indiques en que lugar vas a hacer la celebración, para que te confirmen si conocen el espacio,y sino, pedirles que realicen una visita técnica contigo para tener claro si pueden realizar el servicio y como lo van a hacer.

La otra opción es la de contratar solo a cocineros o camareros para servir comida que ya has preparado tu, o una barbacoa, etc. En ese caso ¿has pensado en las mesas, manteles, platos, cubiertos? Y hasta que llegue el momento, ¿hay neveras suficientes para guardar tanta comida, y sobretodo, bebida?

El cuanto al formato del convite, en estos casos suele ser mas bien tipo cóctel o bufett, no hay mesas redondas, no hay sitting plan y se realiza todo en un ambiente mas informal y distentido. Aún así, tendrás que tener sillas suficientes para que la gente se pueda sentar, nadie va a aguantar todo el día de pie. Y si decides poner mesas largas para que la gente se siente a comer, entonces si te recomiendo hacer un sitting plan para evitar que empiecen a quedar huecos o que la gente mas allegada acabe comiendo separada.

El sonido y la iluminación

Quizá para la ceremonia necesites microfono y altavoces, haz una prueba el día que visites la finca, ponte donde estará el oficiante y que tu pareja se coloque donde quedará el último invitado, para comprobar si se escucha bien.

Piensa también donde colocarás al dj o el equipo de música. Revisa los puntos de luz que hay en el exterior, y como con el cátering, pídele que visite la finca para que sepa donde colocarse el día de la boda y evitar sorpresas de última hora.

Y si la boda va a ser de tarde, o es una época en la que anochece pronto, asegúrate de que el exterior va a estar suficientemente iluminado, y si es necesario añadir luces revisa también donde podrás conectarlas y la potencia que soporta la instalación por si es necesario un generador para soportar tanta carga.

Coordinación

Aunque para bodas de este tipo os aconsejo sin duda contar con la ayuda de un/a wedding planner, ya que tendrá en cuenta mil detalles en los que vosotros seguramente no pensaréis, podéis llegar a organizarlo todo solos dedicando muchas horas o haciéndole pequeñas consultas para temas concretos y que os confirme que está todo en orden.

Pero lo que resulta totalmente imprescindible es que contéis con su ayuda para coordinar el gran día, pues habrá que materializar todas vuestras ideas, decorar el espacio desde primera hora, atender a todos los proveedores que irán llegando al espacio, y vosotros queridos novios, suficiente tendréis con prepararos para disfrutar de vuestro día como para estar montando, pensando y solucionando los detalles que vayan surgiendo.

Un último consejo. Rodearos siempre, y especialmente en bodas tan diferentes, de auténticos profesionales, capaces de sacar adelante su servicio pese a lo complicado del montaje o las limitaciones del espacio. Por mucho que os ayude la familia, no podéis pedirles ayuda en todo, o al final nadie disfruta. Así que buscar siempre lo mejor, pedir referencias, experiencia en otras bodas similares y seguro que así disfrutaréis de una boda inolvidable!!